Buscar
  • tri1976

SIN TI NO SOY NADA

Cuantas veces hemos pronunciado esa frase después de una ruptura amorosa ¿, Sin ti no soy nada, no puedo vivir sin ti, si te vas me muero…. Después de una ruptura nos sentimos vacíos, tristes y parece como si nos faltara una mitad a nuestro cuerpo y a nuestro corazón.

Desde pequeños hemos visto las grandes historias de amor del cine, y de los cuentos como esa historia mágica donde todo cambia con un beso y el amor envuelve todo lo que hay a su alrededor, pero que pasa después de que Blancanives o la Bella durmiente despierten? Que pasa después de que Cenicienta compruebe que el zapato es suyo? El final del cuento y el principio de la vida real, en esa vida no existe un príncipe capaz de salvar a la princesa de sus sueños, ni existe esa princesa desvalida que ha destinado su vida esperando a que aparezca su principie azul montado en un caballo blanco.

En la vida real existen rupturas después de historias de amor, más o menos intensas, más o menos positivas, y en ocasiones, muchas, más o menos tóxicas, después de esa ruptura no somos una media naranja, por mucho que se empeñen en que lo creamos, no somos la mitad de nada. Somos una persona completa y emocionalmente no necesitamos a nadie más para que nuestro mundo sea perfecto, si te sientes completa y te quieres a ti mism@ no hay ningún tipo de tu felicidad que dependa de otra persona.

Por supuesto hay quien piensa que la vida es mejor en pareja, pero eso depende de la pareja que tengamos, no vale todo, no hay porque soportar una relación toxica porque es mejor una mala pareja que estar solter@, al igual que no todas las parejas necesitan tener hijos para que su relación sea completa, cuando dos adultos se encuentran y deciden compartir su vida, convertirse en compañeros de viaje, ellos deciden si ese viaje es de dos o tres o cuatro… nadie puede influir, juzgar ni criticar dicha decisión.

Si en este momento de tu vida sientes que cualquier tiempo pasado, en pareja, fue mejor, párate y piensa en las cosas malas que te hizo sentir esa relación que has dejado, falta de empatia, merma de tu autoestima, imposibilidad de decidir por ti mism@, anteponer al otro a ti mismo. Después de la ruptura siempre hay un tiempo en el que no somos realistas y tendemos a recordar únicamente las cosas buenas deesa persona y de esa relación, te propongo que hagas STOP en tus pensamientos, y recuerdes y pienses y hagas una enorme lista de las cosas buenas de TI ¡!

Tú eres la persona más importante de tu vida, tú eres el gran amor de tu vida, y eso nadie, ni la pareja más desastrosa de la historia, debería poder cambiarlo, nadie debe hacerte sentir que sin ell@ tu vida está a la mitad, y mucho menos que tú eres solo una mitad.

A veces nos cuesta hacer estas reflexiones, tenemos clara la teoría pero la práctica nos cuesta un mundo, es posible que arrastremos pequeños o grandes traumas, pequeños o grandes amores irreales, que nos impidan encontrar el amor sano y maduro que nos merecemos, en esas ocasiones necesitamos mirar dentro de nosotros, recordar como querernos a nosotros mismos para que los demás nos quieran, barrer pá fuera lo malo y quedarnos con lo bueno de cada experiencia. Si necesitas ayuda, cuenta conmigo, para enfocar el amor desde una perspectiva sana y madura, dejando atrás los irreales amores de cuentos

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo